Técnicas para mejorar el picking

El papel de la Cadena de Suministro dentro de las estrategias competitivas de las empresas está ya claro: quine sobresale en este ámbito tiene las mayores posibilidades de ser competitivo en el mercado global. 

picking2

Dentro de la Cadena de Suministro, una cadena hecha de flujos físicos, informáticos y financieros, un papel ciertamente importante lo reviste el almacén. Además de tener como objetivo principal el de suministrar el nivel de servicio programado, una gestión óptima del almacén debería estar encaminada a reducir los espacios de almacenamiento (intensidad de almacenamiento) y los tiempos de desplazamiento (productividad) de los artículos contenidos en el mismo.

Si se mide en términos de "tiempo y dinero", el picking es indudablemente la actividad más "costosa" entre las desarrolladas dentro de los almacenes: según las estadísticas más recientes, el 60% del gasto soportado para la gestión del almacén está asociado al picking. Además, esta actividad, reviste el papel, junto con una correcta gestión de las existencias (disponibilidad de la mercancía), más importante en el suministro del nivel de servicio (precisión, velocidad y calidad): cada reducción de las prestaciones del picking se transforma instantáneamente en una pérdida económica y de clientes. De hecho, hoy día los clientes, cada vez más informados y exigentes, abandonan a las empresas que no les aseguran certeza, continuidad y eficiencia de servicio e intentan satisfacer sus necesidades en otro lugar.

ENTONCES, ¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES MÉTODOS DE OPTIMIZACIÓN DEL PICKING? Veamos algunos.

OPTIMIZAR LA PANTALLA DE PICKING (PREPACIÓN Y SELECCIÓN)

Un modo "lean" para mejorar el proceso de recogida de los pedidos consiste en la optimización de la pantalla de picking (preparación y selección);  esta actividad permite obtener, sin grandes inversiones económicas, una mayor eficiencia y una calidad de trabajo más alta (tanto desde el punto de vista ergonómico como de aquel del rendimiento del servicio).
La optimización de la disposición y del espacio para asignar a cada artículo (display y slotting) es un elemento esencial para acortar los tiempos y los recorridos; de hecho, en el almacén, el tiempo más largo se emplea en los desplazamientos por el interior de la nave y en la búsqueda del producto solicitado (de media se usa el 50% de las horas de trabajo totales para "caminar").
Optimizar el display de picking significa mapear y analizar el historial de las actividades de almacén para entender qué productos poner juntos y en qué lugar del almacén. De hecho, en cualquier almacén existe siempre una "golden zone", esto es, una zona fácil y rápida de alcanzar (ergonómica y próxima a las zonas de embalaje y envío) donde colocar los productos más movidos (clasificación ABC de los artículos según su movimiento). Cuanto más se comprime la dimensión de la pantalla de picking menos se camina, pero, en cambio, es más necesario reintegrar la ubicación con continuas actividades de recarga (refilling); la mejor solución es intentar reducir al máximo la suma entre los costes de recogida y los de reintegro.

INTRODUCIR UN WMS

El WMS (Warehouse Management System) es un software que soporta y optimiza la gestión operativa del almacén, desde el control de la mercancía entrante en la fase de aceptación a la preparación de los envíos a los clientes internos y externos.

¿Qué beneficios pueden obtenerse utilizando un WMS? Una gestión más eficiente de los materiales y de los recorridos (en la práctica, una optimización de la pantalla de picking y de las lógicas de routing), la mejora de la trazabilidad de productos (ya sea a través del número de lote/de matrícula ya gestionando de la mejor forma posible la vida de almacenamiento (shelf life) ya separando lógicamente los productos en cuarentena o bloqueados), la eliminación del inventario (la información se puede obtener dinámicamente durante la actividad normal de almacén) y, más en general, obtener un ahorro de los recursos necesarios para las actividades del almacén (sin errores, cansancio y con menos personas). Un último aspecto, pero no menos importante, es la recopilación de una base de datos rica a partir de la cual, un buen gestor, puede llevar a cabo diferentes análisis para activar proyectos de mejora continua.

A menudo se piensa que un WMS simplemente debe transformar las operaciones actuales en "procedure paperless": ¡esto es del todo erróneo!

Si se piensa así no solo se pierden los beneficios más importantes de replantear procesos y actividades aprovechando al máximo el software comprado, sino, muy a menudo, se pueden empeorar los rendimientos y activar una especie de "rechazo" por parte de los operadores. Un almacén puede funcionar también sin la ayuda de un WMS aunque, evidentemente, pagando el precio de una menor eficacia y, sobre todo, de una eficiencia muy inferior. No obstante, si el WMS no ha sido personalizado correctamente a partir de las necesidades de la Empresa, ese almacén podría, incluso, tener dificultades durante su funcionamiento diario; por tanto, hay que prestar la máxima atención al proyecto (requisitos del usuario), a la elección de la empresa del software y a la fase de implementación.
Utilizar al máximo las potencialidades de un WMS significa mucho más que disponer de una simple herramienta para las operaciones de almacén; en realidad, estos sistemas pueden y deben incidir de forma relevante en el negocio de la empresa aportando considerables beneficios por lo que se refiere a la reducción de los costes y al aumento del servicio al cliente.

REDISEÑAR EL ESQUEMA GLOBAL DEL ALMACÉN

Como hemos visto, la optimización de la pantalla de picking puede dar óptimos resultados sobre todo pensando que no requiere de ninguna inversión, únicamente la del estudio, y que necesita un bajo esfuerzo de realización, el desplazamiento de la ubicación de los artículos según la nueva configuración. Una señal más nos la puede dar, como hemos visto, la introducción y ajuste preciso del WMS, con una inversión algo superior (proyecto y realización /personalización).

En cambio, reorganizar el esquema del almacén es un proyecto más complejo, pero que, sin lugar a dudas, puede derivar en resultados muy notables combinando, de forma natural, las prácticas lean, las potencialidades del WMS y las tecnologías mejores de desplazamiento y almacenamiento.

El momento central para el proyecto del almacén es el estudio de factibilidad; esta intervención tiene como objetivo definir las opciones estratégicas, tecnológicas y organizativas para eliminar los puntos débiles del almacén (ej.: capacidad de almacenamiento, productividad, defectos, nivel de servicio, etc.) y para alcanzar niveles de excelencia por lo que se refiere a la eficiencia, la precisión y el servicio. El  Estudio de factibilidad debe establecer un conjunto creíble de soluciones alternativas, que se analicen y presenten definiendo sus valores en términos de resultados obtenibles, presupuesto y recuperación de la inversión, costes de funcionamiento, flexibilidad operativa, tiempos de realización a fin de establecer la mejor.

Una de las opciones más difíciles de explorar, pero que, al mismo tiempo, puede dar mayores beneficios es la de verificar si automatizar las actividades de picking y con qué tecnologías. Un picking que aprovecha plenamente la automatización no solo permite reducir los costes, sino también mejorar el rendimiento de un modo notable. Al mismo tiempo, aumenta el nivel de seguridad de la instalación, los niveles de servicio y la satisfacción del cliente.

Los costes y los riesgos asociados a las inversiones necesarias para automatizar el picking requieren un análisis meticuloso para determinar los beneficios que nos podemos esperar a partir de la introducción de estas tecnologías.

Cada empresa debe intentar mejorar su nivel de servicio por la importancia que reviste en cuanto a la competitividad. Las diferentes estrategias presentadas de mejora de la fase de preparación de los pedidos sirven justamente para trabajar en este aspecto: reducir a cero los errores de picking y optimizar los recorridos de los operadores reduciendo los tiempos de desplazamiento.

 

 

Para más información: Simco Consulting - mail: simco@simcoconsulting.it - Tel. 02 39325605

 

 

  • Creado el
  • Visto: 255

ITALIA

Simco Srl
Via Giovanni Durando 38 Pal.3 - 20158 Milano MI

  • +39 02 39 32 56 05

  • simco@simcoconsulting.com

  • P.IVA 08570130156

FRANCE

Simco Consulting Sarl
12 rue Alfred Kastler
71530 Fragnes-La-Loyère

  • +33 (0)3 65 69 00 52

  • simco@simcoconsulting.com

  • TVA FR66823213798

ESPAÑA

Simco Consulting
C/ Can Rabia 3-5, Planta 4
08017 Barcelona
  • +34 93 626 4823

  • simco@simcoconsulting.com

  • P.IVA 08570130156

Simco - asesoramiento y formación sobre la logística y la cadena de suministro

© SIMCO SRL . All rights reserved. Certificazione UNI EN ISO 9001:2015 (N. certificato 9175 SMCO)